Copyright © 2006
Noticias Gremiales S.R.L
Todos los derechos reservados

 

Noticias de actualidad
Para enviar noticias a esta sección ngremiales@gmail.com
 
 

Panorama mensual del Trabajo Registrado. Datos a octubre y noviembre de 2021
El Ministerio de Trabajo destacó que mejoran los indicadores laborales

Buenos Aires, 6 de enero de 2022 - “La recuperación de la economía, en un contexto donde avanza la vacunación entre la población, está permitiendo concretar una significativa y sostenida mejora de los indicadores laborales. Este comportamiento refleja el impacto que ha tenido la implementación de políticas económicas, laborales y sociales que pusieron al trabajo en el centro de las medidas adoptadas y que se han ejecutado aun durante la pandemia”, consigna el último informe técnico del Ministerio de Trabajo de la Nación titulado: Panorama mensual del Trabajo Registrado. Datos a octubre y noviembre de 2021.

El texto indica que “uno de los indicadores que refleja esta situación es el crecimiento continuo del empleo asalariado registrado del sector privado. En efecto, según los registros administrativos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), el número de trabajadoras y trabajadores con empleo asalariado registrado del sector privado acumula doce meses consecutivos de crecimiento. Es necesario remontarse hasta septiembre de 2014 / agosto de 2015 para identificar un periodo equivalente de crecimiento consecutivo del empleo registrado.

“Por su parte, la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) da cuenta de una continuidad de este proceso de creación de empleo formal en el mes de noviembre de 2021, en el cual la variación del empleo asalariado registrado en empresas de más de 10 personas ocupadas contempló un crecimiento de 0,4%.

Además, los resultados en términos de la expansión del empleo asalariado registrado se prolongan hacia otras categorías ocupacionales, que también reafirman el contexto de recuperación de las condiciones laborales. En este sentido, según la información relevada por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), en el tercer trimestre de 2021 se asiste a la presencia de la mayor cantidad de personas ocupadas en el total de aglomerados urbanos desde el 2003, y la tasa de empleo presenta el valor más elevado desde el año 2013. Durante el mes de octubre de 2021 resalta el crecimiento del empleo registrado del personal de casas particulares, seguramente favorecido por la reciente implementación del programa REGISTRADAS, que tiene como objeto promover la formalización del sector
.
“Finalmente, el carácter virtuoso que asume el comportamiento del mercado de trabajo argentino en esta etapa se puede apreciar, no solo por el crecimiento que muestra el empleo en sus diversas manifestaciones, sino también por la importante reducción que registró la tasa de desempleo en el tercer trimestre del año. En efecto, el índice de desempleo es el más bajo de los terceros trimestres relevados entre 2016 y 2019, pero lo más importante es que la baja de la tasa de desempleo se consiguió en un entorno de crecimiento de la participación de la población en el mercado laboral (mayor tasa de actividad)”, completa el informe.

Evolución reciente del trabajo registrado
“La información relevada por la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) para el mes de noviembre de 2021, en empresas de más de 10 personas ocupadas localizadas en 12 centros urbanos, da cuenta de un crecimiento mensual de 0,4% en el nivel de empleo asalariado registrado en el sector privado. Esta variación mensual muestra una aceleración de la expansión del empleo formal, en un marco de cinco meses de crecimiento consecutivo. Hay que remontarse hasta el año 2013 para encontrar, en la comparación de los meses de noviembre de los últimos años, un incremento mensual del empleo de igual magnitud que el verificado en la actualidad.

El crecimiento del empleo concuerda con un mayor dinamismo observado en el mercado de trabajo. Tanto la tasa de contrataciones como la de desvinculaciones de personal son mayores que en los meses pre pandemia, ubicándose en niveles similares a los años 2016 y 2017.

En octubre de 2021, de acuerdo a la información que surge de los registros del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), el número de trabajadoras y trabajadores con empleo asalariado registrado del sector privado creció un 0,2% (variación sin estacionalidad). Esta variación porcentual implica la incorporación de 11,4 mil personas al empleo asalariado registrado en las empresas privadas.

Se completa, de este modo, un año de crecimiento ininterrumpido del empleo. Así, en octubre de 2021, el segmento ocupacional del empleo asalariado registrado privado cuenta con 146 mil personas más que en octubre de 2020. En consecuencia, en los últimos doce meses se alcanzó a recuperar el 78% de los puestos de trabajo asalariados del sector privado perdidos durante los
primeros meses de la pandemia (148 mil de un total de 188 mil empleos).

Actividades
En el caso de Hoteles y restaurantes, a pesar de encontrarse en un nivel inferior a la prepandemia, mostró tasas de variación positivas durante los últimos cuatro meses.

La Construcción, por su parte, acumula quince meses consecutivos con variaciones mensuales positivas. Con el crecimiento del 1,3% observado en octubre, el sector cuenta con un 1,1% más de empleo registrado que en febrero de 2020 (el mes previo a la irrupción de la pandemia). Por su parte, la Explotación de minas y canteras viene recuperando empleo desde enero de 2021.

La Industria manufacturera se mantuvo estable en el mes de octubre 2021. Sin embargo, su nivel de empleo registrado se encuentra 2,7% por encima del verificado en febrero de 2020 y resulta similar al nivel que había en abril de 2019. Al interior de la Industria, las actividades que mostraron mayor recuperación en relación a febrero 2020 fueron: Química y petroquímica (5,8%), Metalmecánica (4,7%) Madera y muebles (4,5%) y Automotores (4,0%).

La variación positiva del empleo asalariado registrado se observó en once de las veinticuatro jurisdicciones provinciales. Los crecimientos más importantes se verificaron en Catamarca (+1,6%), Neuquén (+0,7%), Santiago del Estero (+0,5%), La Rioja (+0,5%), Santa Fe (+0,4%), San Luis (+0,4%), CABA (+0,3%) y Córdoba (+0,3%).

En octubre de 2021, el poder adquisitivo de la remuneración media del empleo asalariado registrado del sector privado creció con respecto al mismo mes de 2020. En efecto, en octubre de 2021, el salario real fue un 0,9% mayor en relación a octubre de 2020 (la remuneración promedio de los asalariados registrados del sector privado creció un 53,5% y la inflación alcanzó al 52,1% en ese período).

Por su parte, el número de personas con trabajo registrado en el sistema de seguridad social (incluyendo empleo asalariado público y privado, y trabajo autónomo y monotributista) había superado el nivel previo al comienzo de la pandemia en el mes de mayo 2021. De hecho, en octubre 2021 el número total de personas con trabajos formales es un 2% mayor al verificado en febrero de 2020, justo antes de la irrupción de la pandemia (porcentaje que implica 239 mil
personas más con aportes a la seguridad social).

Por último, en noviembre de 2021, según la información relevada por la EIL, las expectativas netas de las empresas en relación a la contratación de personal para los próximos tres meses, continúan resultando positivas, alcanzado al 3,9%. Este indicador, surge de la diferencia entre la proporción de empresas que esperan aumentar sus dotaciones y aquellas que esperan disminuirla: del 6,6% de las empresas que declaran que harán cambios en sus dotaciones en los
próximos 3 meses, el 5,2% espera aumentar la dotación y apenas el 1,3% estima que la reducirá.

Este indicador surge de la diferencia entre la proporción de empresas que esperan aumentar sus dotaciones y aquellas que esperan disminuirla: en septiembre, del 6,6% de las empresas que declaran que harán cambios en sus dotaciones en los próximos 3 meses, el 5,2% espera aumentar la dotación y apenas el 1,3% estima que la reducirá.

Estas expectativas, que resultan superiores a las observadas en los meses previos a la irrupción de la pandemia, permiten pensar en la consolidación del escenario de expansión que se viene Panorama mensual del Trabajo Registrado 6 presentando en los últimos meses.

Principales indicadores del mercado de trabajo - EPH
Los últimos resultados de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH-INDEC) muestran que la mayoría de los indicadores que describen al mercado de trabajo argentino, en el tercer trimestre de 2021, no solo reflejan una recuperación total de los efectos provocados por la pandemia del COVID-19, sino que también muestran sensibles avances con respecto a la situación observada durante el periodo 2016 - 2019. El principal factor que promueve este nuevo escenario laboral no es otro que el notable crecimiento de la población ocupada.

Como resultado del dinamismo verificado en la creación de puestos de trabajo durante los últimos meses, en el tercer trimestre de 2021 se verifica la mayor cantidad de personas ocupadas en el total de los aglomerados relevados por la EPH desde el año 2003. En los 31 aglomerados relevados por la EPH la población ocupada alcanzó los 12,4 millones. Esto significa que en el Panorama mensual del Trabajo Registrado 7 tercer trimestre de 2021 casi 1,7 millones de personas se incorporaron al empleo con respecto al año anterior. Asimismo, la tasa de empleo (la relación entre el empleo y la población total) presenta el mayor valor desde el año 2013.

Por su parte, la tasa de empleo no registrado del tercer trimestre de 2021 es una de las más bajas desde el año 2003 (alcanzó al 33,1% del total del empleo asalariado y se encuentra 1,9 puntos porcentuales por debajo del tercer trimestre de 2019) y, además, se advierte un crecimiento significativo del trabajo independiente, vinculado fundamentalmente a la expansión del trabajo por cuenta propia.

Otro aspecto importante es la evolución de la participación de la población en edad de trabajar en el mercado de trabajo, sobre todo considerando que en el año 2020 una gran cantidad de personas tuvieron que retirarse del ámbito laboral, tanto por causas sanitarias como por restricciones a la movilidad. En esta dimensión también el tercer trimestre de 2021 muestra un escenario claramente positivo, porque la tasa de actividad (el indicador que refleja la relación entre la población activa y la población total) es una de los más elevados de la serie estadística relevada desde 2003.

Finalmente, la expansión de la ocupación repercutió en un importante descenso de la tasa de desocupación. En este sentido, como resultado de la fuerte expansión del número de personas ocupadas, que superó con creces al crecimiento de la participación de la población en el mercado laboral, se produjo la reducción de 3,5 puntos porcentuales de la tasa de desempleo, que alcanzó al 8,2 en el trimestre. Cabe destacar que en el tercer trimestre de 2021, el índice de desempleo es el más bajo de los terceros trimestres relevados entre 2016 y 2019.

En la comparación interanual, la ocupación se incrementó en mayor medida entre las mujeres que entre los varones. Mientras la cantidad de ocupadas mujeres se incrementó un 16,4%, entre los varones el crecimiento fue de 14,5%. Con respecto al período prepandemia la diferencia es mayor, ya que el crecimiento de las mujeres alcanza al 3,7%, en relación al 1% de los varones. La expansión del empleo de las mujeres ocupadas explica las dos terceras partes del crecimiento del número de puestos de trabajo con respecto al tercer trimestre de 2019.

Por otra parte, si se analiza la variación interanual del empleo por grupos de edad, se advierte que en todos los grupos se registraron crecimientos significativos mayores al 15%. Con respecto al tercer trimestre de 2019, la recuperación más importante se observa entre la población ocupada de edades centrales (+4,7%), mientras las personas jóvenes se mantienen en el mismo nivel de empleo y las personas mayores ocupadas aún se encuentran por debajo de los valores de dicho trimestre.

Impacto del COVID-19 en las modalidades de trabajo
Con el objetivo de analizar el impacto de la pandemia del COVID-19 en las condiciones y modalidades que asumió el trabajo asalariado registrado en las empresas privadas, en el mes de septiembre de 2021, se relevó un módulo de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL).

A continuación, se presentan los principales resultados de dicho relevamiento (el informe completo puede consultarse en http://www.trabajo.gob.ar/estadisticas.

Del total de las empresas relevadas en septiembre de 2021, el 21% tenía al menos un trabajador o trabajadora en modalidad mixta (presencial y teletrabajo/home office) y el 12% tenía al menos un trabajador o trabajadora en modalidad de teletrabajo/home office de forma exclusiva. Es decir, que el 33% de las empresas relevadas tenían al menos un trabajador afectado a modalidades remotas.

En septiembre de 2021, las y los trabajadores en modalidad de teletrabajo/home office exclusivo representaban el 5% del total, mientras que las y los trabajadores en modalidad mixta representaban el 11% del total relevado. Por su parte, el 83% ya se encontraba trabajando totalmente de forma presencial.

Estos porcentajes presentaron variaciones por sexo que resultan indicativas del tipo de inserción de cada uno de ellos en el mercado de trabajo como de los roles asumidos por varones y mujeres en la vida social y familiar en general. En efecto, considerando el trabajo mixto y el exclusivamente a distancia, en el caso de las mujeres se concentraba el 22% en estas modalidades, mientras que en los varones estas modalidades alcanzaban apenas un 13%.

En cuanto al análisis por rama de actividad y modalidad de trabajo, se destaca la mayor adopción de modalidades mixtas o exclusiva de teletrabajo/home office en la actividad de servicios financieros (36%) y en la rama de transporte, almacenaje y comunicaciones (20%), probablemente debido a las empresas de comunicaciones.
En el resto de las ramas de actividad, el porcentaje de trabajadoras y trabajadores que se encontraban en la modalidad teletrabajo/home office no superaba el 5%. Por el contrario, la construcción (96%), la industria (91%), los servicios personales (88%) y el comercio (87%) ya tenían a la gran mayoría de su personal desarrollando tareas de forma exclusivamente presencial.

Las empresas de 200 y más personas ocupadas son las que presentaban la mayor proporción de personal en modalidad mixta y teletrabajo/home office, 14% y 7% respectivamente.

La modalidad de teletrabajo/home office implicó una readecuación de los insumos de trabajo, en este sentido las empresas asignaron recursos al personal para el cambio de modalidad. En primer lugar, las herramientas informáticas fueron el material más requerido para esta adecuación: el 73% de las empresas asignaron este tipo de material. Luego, el 26% de las empresas asignó mobiliario (sillas, escritorios u otros), el 18% asignó insumos y maquinarias para el trabajo remoto, trasladando de este modo alguna actividad productiva al domicilio de las y los trabajadores. Por último, el 11% de las empresas encuestadas afirmó haber otorgado alguna compensación salarial para gastos de teletrabajo/home office a su personal, como conexión a internet, telefonía u otros. Asimismo, el 24% de las empresas manifestó no haber asignado recursos para que sus trabajadoras y trabajadores realizaran teletrabajo/home office.

La capacitación para el teletrabajo/home office resultó muchas veces necesaria frente a la implementación de la modalidad a distancia. Sin embargo, del total de las empresas que actualmente utiliza el teletrabajo/home office, solo el 6% afirmó haber incorporado capacitación para todo el personal, el 6% para la gran mayoría, el 15% a una minoría, mientras que el 73% no tuvo que brindar capacitación a su personal para acompañar el cambio de modalidad laboral.

En cuanto a las medidas de prevención por protocolo sanitario, se destaca que el 99% de las empresas encuestadas respondió que sostenía el suministro de elementos de protección e higiene como barbijos y alcohol en gel. El 96% mantiene la distancia entre las personas y la ventilación en los espacios de trabajo, el 88% respondió que sostiene la limitación de la cantidad de personas en espacios cerrados incluyendo a las y los clientes, y el 80% brinda capacitación para la prevención del COVID-19. Asimismo, algo más de la mitad de las empresas manifestó haber realizado refacciones físicas relacionadas con la ventilación y el sostenimiento de la distancia entre las y los trabajadores; y cerca de la mitad implementó turnos y división por equipos como medidas de prevención y protocolo. La gran difusión de las medidas preventivas en las empresas del sector privado, permitiría vislumbrar la adopción de prácticas saludables que, consolidadas más allá de los tiempos de esta pandemia, podrían impactar en el descenso de otras enfermedades virales de fácil y rápida transmisión como la gripe.

Por último, al inicio de la pandemia el panorama de implementación del teletrabajo era incipiente; es evidente que la pandemia y las medidas de prevención impulsaron a las empresas hacia una mayor implementación de esta modalidad. Antes de la pandemia de COVID-19, solo el 7% de las empresas tenía personal que realizaba teletrabajo al menos una vez a la semana. Durante el pico de la pandemia esta cifra aumentó al 58% y, en relación a la previsión para la post pandemia, el 23% planea mantener trabajadores con al menos un día laboral bajo modalidad remota. De confirmarse esta tendencia, se verían triplicadas las empresas que prevén asumir la modalidad de teletrabajo.


CONTACTENOS | QUIENES SOMOS | VERSION IMPRESA
Copyright © 2006 Noticias Gremiales S.R.L | Todos los derechos reservados