Copyright © 2006
Noticias Gremiales S.R.L
Todos los derechos reservados

 

Noticias de actualidad
Para enviar noticias a esta sección ngremiales@gmail.com
 
 

Nuevo informe de la OIT 
El trabajo doméstico es uno de los sectores más vulnerables por la crisis de COVID-19

BUENOS AIRES, 22 DE ABRIL DE 2020 - Ellas están en la trinchera de la pandemia. Su rol es fundamental para preservar la salud de las familias y las comunidades. Pero son, también, uno de los grupos más afectados por la crisis del coronavirus.

Por su perfil sociodemográfico y las condiciones en las que se desempeñan, las trabajadoras domésticas, en especial las que realizan tareas de atención y cuidado de personas en los hogares –declaradas como actividades esenciales–, se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad, más expuestas al impacto económico y sanitario del COVID-19.

Así lo afirma un nuevo informe técnico de la OIT en el país: El COVID-19 y el trabajo doméstico en Argentina, sobre los efectos de la crisis en ese sector, que ocupa aproximadamente a 1,4 millones de trabajadoras, de acuerdo con la última Encuesta Nacional a Trabajadores sobre Condiciones de Empleo, Trabajo, Salud y Seguridad (ECETSS).

Esta fuerza de trabajo representa el 5,6 por ciento del empleo, el 17,4 por ciento de las mujeres ocupadas y el 22 por ciento de las mujeres asalariadas del país. Sin embargo, existe una alta tasa de informalidad en este segmento: 3 de 4 trabajadoras no está registrada y, por lo tanto, no accede a derechos laborales ni protección social.

“Estas cifras muestran la relevancia de esta ocupación para el empleo femenino, así como la feminización del sector: prácticamente la totalidad de quienes desarrollan esta actividad son mujeres”, dijo Elva López Mourelo, especialista en mercados de trabajo inclusivos de la OIT Argentina y autora del informe.

Con frecuencia, se trata de mujeres jefas de hogares monoparentales, con presencia de niñas y niños y con un amplio número de integrantes. Además, la mayoría tiene entre 35 y 54 años y, a pesar de que el 44 por ciento son jefas de hogar, sus salarios son en general más bajos que el promedio del país.

Más de 7 de cada 10 trabajadoras domésticas en Argentina realiza tareas generales como limpieza, lavado, planchado, mantenimiento, cocina, entre otras. Estas trabajadoras, especialmente aquellas que trabajan por horas, pueden ver incumplido su derecho a permanecer en su domicilio, con goce de sueldo, durante el periodo de cuarentena obligatoria. A su vez, 1 de cada 4 realiza tareas de asistencia y cuidado de personas, declarada actividad esencial. En estos casos, es probable que se vean obligadas a realizar un mayor número de horas ante el cierre de escuelas y otros espacios de cuidado.

Además, puede aumentar su exposición al contagio y a otros riesgos laborales, tanto en los hogares donde trabajan como en el traslado desde y hacia sus casas.

En este contexto, la situación de alta vulnerabilidad de este sector se explica por diversas razones: además de la pérdida de empleo y las dificultades en el cobro de sus salarios (el número de trabajadoras que tiene cuenta bancaria todavía es muy bajo), se suman la sobrecarga, jornadas más extensas y  la mayor exposición a riesgos en el lugar de trabajo, donde pueden llegar a atender a personas enfermas, muchas veces sin las medidas de prevención adecuadas o sin los materiales de higiene necesarios.

Respuestas oficiales
El nuevo informe de la OIT también detalla las medidas implementadas por el gobierno que afectan directamente al sector y, a su vez, analiza su cercanía con las recomendaciones para brindar una respuesta integral a las trabajadoras domésticas en este contexto. 

“Argentina es uno de los países que reaccionó más rápido en respuesta a los efectos económicos y en materia de empleo provocados por la crisis sanitaria del COVID-19”, dijo López Mourelo y repasó algunas de las medidas más destacadas.

Así, se refirió a los refuerzos en los planes sociales y asignaciones -como el pago de un bono extraordinario de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación Universal por Embarazo-, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que incluyeron tanto a trabajadoras registradas como informales, y el aumento salarial establecido por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Sin embargo, advirtió que ese incremento no fue el resultado de un acuerdo entre las partes en el marco de la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares (CNTCP).

En 2014, Argentina ratificó el convenio de la OIT sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos (núm. 189). De este modo, el país se comprometió a adoptar medidas apropiadas para asegurar que las trabajadoras domésticas disfruten de condiciones igual de favorables que el resto de trabajadores con respecto a la protección de la seguridad social y el acceso a un entorno de trabajo seguro y saludable, así como las horas normales de trabajo, la compensación de las horas extraordinarias y los períodos de descanso diarios y semanales.

 
CONTACTENOS | QUIENES SOMOS | VERSION IMPRESA
Copyright © 2006 Noticias Gremiales S.R.L | Todos los derechos reservados