Copyright © 2006
Noticias Gremiales S.R.L
Todos los derechos reservados

 

Noticias de actualidad
Para enviar noticias a esta sección ngremiales@gmail.com
 
 
Eleuterio Cardoso, Andrés Framini y Cirpiano Reyes
Tres protagonistas de las jornada del 17 de octubre de 1945
Por Santiago Senén González, periodista e historiador (*). Especial para Noticias Gremiales.

Desde Berisso y Ensenada, algunos marchaban hacia La Plata, otros hacia la Capital Federal. Eleuterio Cardoso tenía 23 años y era delegado de la sección hojalatería del frigorífico La Blanca, uno de los cinco establecimientos que existían en Avellaneda y que sumaban más de 30 mil trabajadores.

Este dirigente cumplió un rol fundamental en nuestro movimiento sindical. Entre 1949 y 1955 fue ‘agregado obrero’ en diversos países y tuvo luego un rol preponderante en la creación de las ‘62 Organizaciones’ -brazo político de la CGT- en el Congreso Normalizador de 1957.

Cardoso recordó, años después, desde el llano, ante este cronista y su colega, Fabián Bosoer, un panorama de ese día 17 y las jornadas previas a esa fecha 1945: “La semana que va desde el 9 al 17 de octubre fue muy agitada. Yo concurrí a la despedida de Perón de sus cargos públicos el día 10. En su discurso de ese día recuerdo que trató de atemperar los ánimos. Había decenas de miles de personas que se concentraron en pocas horas porque la decisión del acto se tomó con muy poco tiempo de anticipación. Continuamos trabajando hasta el 17 con un alto grado de agitación porque se presionaba sobre las comisiones directivas de cada sindicato”.

“El día 17, el secretario general del sindicato en nuestro frigorífico, Francisco Díaz -que era anarcosindicalista y un maestro de muchos gremialistas- nos citó a todos los delegados y a los activistas temprano y nos anunció que la huelga estaba declarada. Formamos 'piquetes de huelga' para ayudar a parar a los obreros de otros gremios que podrían no estar de acuerdo con la medida”.

Estos estaban ligados al comunismo. Entre ellos, el gremio de la carne, que mantenía una organización denominada Federación Obrera de la Industria de la Carne (FOIC) pero ya había perdido mucho peso. Ellos sacaron un comunicado el mismo 17 criticando la medida de fuerza.

“Nuestro gremio, la Federación de Sindicatos Obreros Autónomos de la Industria de la Carne cuya secretaría general ocupaba Cipriano Reyes, cumplió un papel fundamental en esos días”, refirió Cardozo.

“Al grito de 'viva la huelga' y 'viva el coronel' recorrimos los establecimientos fabriles de Avellaneda. Cuando quisimos atravesar el puente para llegar a la Capital, ya se había levantado. Entonces fuimos hasta la estación de trenes que está en la zona del Piñeiro, cruzamos por el puente del ferrocarril y bajamos en la calle Suárez. Los boteros, que cobraban cinco centavos, ese día lo hicieron gratis”, rememora.

“La reacción de la gente fue maravillosa. Nos sentíamos héroes, nos aplaudían, salían a los balcones. Muchos nos arrojaban banderas, flores. No portábamos carteles, cantábamos 'sin galera y sin bastón, somos los obreros de Perón.'. También se cantaba 'Perón presidente”.

“Con los obreros de mi fábrica -afirmó- nos dirigimos por la Avenida Patricios hasta Martín García y luego nos perfilamos por Montes de Oca hasta Avenida de Mayo y, desde allí, a la Plaza, donde llegamos a las cuatro de la tarde”.

Por su parte, Andrés Framini recordó que “no se entonaron cánticos partidarios. Alguna gente llegó caminando y otros lo hicieron en tranvía. Hacía mucho calor y, es cierto que, a causa de ello la gente se mojaba las piernas en la fuente de Plaza de Mayo. Algunos se descalzaban y se metieron dentro de la fuente para refrescarse”.

También evoca Cipriano Reyes cómo “al intentar cruzar el puente que une Avellaneda con la Capital la policía nos atajó. Luego se subió el puente, pero más tarde se bajó. Los trenes no circulaban, los ferroviarios adheridos a la marcha habían cortado con tijeras para alambres los cables de señalización y así se interrumpió el servicio”.
Continuó diciendo: “cuando Perón habló desde los balcones de la Casa Rosada se apagaron las luces que alumbraban la Plaza. Los trabajadores que poseían diarios le prendieron fuego y los transformaron en antorchas. Fue un espectáculo emocionante” y agregó: “fue una revolución popular y pacífica de Latinoamérica y del mundo que levantó las banderas de la emancipación de los trabajadores y la liberación de la República”.

“Este es el héroe del 17 de Octubre” le dirá el coronel Perón al recibir a Reyes, días después, en su casa particular de la calle Posadas donde vivía junto a Eva Duarte (Evita). Reyes, a quienes sus compañeros apodaban “el Negro”, tiene destacada participación en la formación del Partido Laborista, estructura política con la que Perón triunfará en las elecciones del 24 de febrero de 1946, frente a la Unión Democrática, por 1.500.000 votos contra 1.200.000.

(*) Compilador del Archivo del Sindicalismo Argentino de la Universidad Torcuato Di Tella y autor de varios libros con Fabián Bosoer. El ultimo “La Lucha Continúa”, Ed. Vergara.


CONTACTENOS | QUIENES SOMOS | VERSION IMPRESA
Copyright © 2006 Noticias Gremiales S.R.L | Todos los derechos reservados