Copyright © 2006
Noticias Gremiales S.R.L
Todos los derechos reservados

 

Noticias de actualidad
Para enviar noticias a esta sección ngremiales@gmail.com
 
 
17 de Octubre de 1945
La Justicia Social reclama su lugar en la Sociedad Argentina
Por Juan Carlos Paulucci, Ex secretario de Seguridad Social de la Nación. Especial para Noticias Gremiales.

No siendo quien esto escribe ni un historiador ni tampoco un político, simplemente un hombre dedicado a la Seguridad Social, voy a tratar de sintetizar la enorme trascendencia social que tiene la gesta del 17 de Octubre y cuales son algunas de las importantes razones que explican por que el pueblo trabajador reclamó masivamente aquel día, la libertad del entonces Coronel Juan Domingo Perón, por entonces detenido en la Isla de Martín García.

Convenios
Es preciso tener presente que, Perón, secretario de Trabajo y Previsión, designado por el Gobierno Militar que asumiera el 4 de junio de 1943, dictó, junto a los trabajadores y empresarios, en menos de dos años, 470 Convenios Colectivos de Trabajo que involucraron a más de tres millones doscientos mil trabajadores en una Argentina cuya población total rondaba los 15 millones de habitantes

Estos Convenios y los principios políticos y sociales que contuvieron, significaron mejoras sustanciales para los trabajadores e influyeron decididamente en la situación económica de las familias argentinas. Esos principios fueron tomados básicamente, de los postulados de la Doctrina Social de la Iglesia cuya columna central es la Encíclica “Rerum Novarum” (De los Hechos Nuevos) del Papa León XIII y que luego fuera seguida por otras de distintos Pontífices que ratificaron y completaron, hasta nuestros días, la mencionada Doctrina.

Continuidad
Los principios sociales sobre los que se erigieron las decisiones políticas comentadas, tuvieron su debido correlato en los otros aspectos de la política social llevados a cabo también, durante la gestión de Perón en la Secretaria de Trabajo y Previsión y en la Vicepresidencia de la Nación. En efecto, luego cuando el pueblo trabajador sale a la calle reclamando su libertad, está exigiendo también, la continuidad de políticas que garantizaban tanto su derecho al trabajo, como a la cobertura social que protegiera a los trabajadores y su familia frente a las graves vicisitudes que acarrea la muerte, la enfermedad o la vejez

Hasta 1943 solo un pequeño número de trabajadores estaba cubierto por las leyes previsionales, algunos autores estiman esta cifra en solo el 10º% del total de la masa laboral. Perón impulsa en 1944 la jubilación para uno de los mayores universos de trabajadores de la época y también de la actualidad, me refiero a los Empleados de Comercio que, luego de una larga lucha que duro décadas, finalmente pudo gozar de la prestación jubilatoria. Vale la pena recordar que el Secretario General del Sindicato era Ángel Gabriel Borlenghi, un dirigente de origen socialista quien, a partir del 4 de junio de 1946, sería el ministro de Interior del gobierno surgido en las elecciones de febrero de ese año.

Esta indispensable política de protección, fue continuada durante los dos primeros periodos del gobierno peronista. En 1946 se dicta la Ley de Jubilaciones que protege al personal de la Industria y posteriormente otras estableciendo la cobertura para los denominados Trabajadores Independientes(1), y la de la de los peones rurales.

Constitución
Sin embargo, el más importante legado que brindó el gobierno justicialista de entonces a las garantías sociales en la democracia moderna, fue la Constitución Nacional de 1949 donde toman cuerpo todos los postulados que motivaron a miles de hombres y mujeres a salir a la calle y pedir el regreso de Perón, en aquel 17 de octubre que hoy recordamos.

La inclusión de los derechos sociales del trabajador, de la familia, de la ancianidad, y el derecho a la educación, y a la cultura así como el reconocimiento a la igualdad jurídica de los cónyuges y la patria potestad que venía a complementar el proceso de igualdad entre hombres y mujeres son, en apretada síntesis, las bases protectoras de la familia argentina moderna(2).

Hay que tener en cuenta que la Constitución Argentina de 1949 no hacía más que adaptarse a los nuevos tiempos derivados de la Revolución Industrial del siglo XIX y que había visto aparecer a una nueva fuerza política y social de carácter mundial: La clase obrera o proletariado.

La continuidad de estas políticas de desarrollo social, así como la exaltación del trabajo como única manera de alcanzar la realización personal y la de la Argentina como Nación Soberana, fueron una constante en el gobierno justicialista de entonces, el que bajo la conducción de Perón y la labor de sus ministros de Salud y de Trabajo implementaron políticas que brindaron a los trabajadores y a sus familias la necesaria cobertura social en un mundo que recién comenzaba a recuperarse del horror de la guerra.”

(1) La Caja tenía en verdad tres regímenes distintos uno era el de los trabajadores Independientes que abarcaba especialmente a quienes ejercían un oficio, la de Profesionales y la de Comerciantes o pequeños empresarios.
(2) No sería justo de mi parte si, al tiempo de hablar de la constitución del 49 no hiciera mención a la figura de quien fue el miembro informante del capítulo social de la misma y fiel intérprete de los postulados del movimiento obrero, David Diskin un muy reconocido dirigente de la Confederación de Empleados de Comercio quien, con prolija versación, brindó en su exposición una magnifica fuente de interpretación del texto constitucional finalmente aprobado


CONTACTENOS | QUIENES SOMOS | VERSION IMPRESA
Copyright © 2006 Noticias Gremiales S.R.L | Todos los derechos reservados