Copyright © 2006
Noticias Gremiales S.R.L
Todos los derechos reservados

 

Noticias de actualidad
Para enviar noticias a esta sección ngremiales@gmail.com
 
 
A 44 años del fallecimiento de Juan Domingo Perón
El compañero que resignificó la dignidad del pueblo
Por Héctor Morcillo, ecretario Adjunto de la FTIA. Especial para Noticias Gremiales

Hace 44 años atrás, la mayoría del pueblo argentino, sentimos un gran dolor y angustia, porque perdíamos a un gran Líder, un Estadista, al compañero que había resinificado la dignidad y la vida de todo un pueblo. Al Hombre que padeció la persecución, el escarnio público, el exilio, la proscripción, pero que siempre tuvo el amor y el espíritu de lucha de un pueblo que lo hizo su líder, que lo liberó de la cárcel, que lo llevó al poder para que transforme y mejore su vida, que lo siguió, resistió y lo trajo del exilio, para llevarlo nuevamente a la Presidencia de la Nación, para que complete su obra de transformar la Argentina. El destino, la enfermedad, el sacrificio, las circunstancias no lo dejaron.

Ante un nuevo aniversario del fallecimiento de nuestro Líder el compañero Juan Domingo Perón, nos vemos en la necesidad y responsabilidad de resignificar una vez más la importancia de su acción, obra, compromiso y el legado social y político que aportó, no solo a sus contemporáneos, sino a las generaciones futuras.

Largas biografías, información e interpretaciones, muchas veces sesgadas por las propias ideologías del autor, fueron volcadas en libros, revistas, discursos para describir y analizar un momento histórico de nuestro país que trascendió los límites del tiempo hasta constituirse en un nuevo paradigma para la clase trabajadora.

Debemos centrarnos, modestamente, entonces en el verdadero cambio cultural, social y político que inició el compañero Juan Domingo, el verdadero inicio de una revolución que lejos de haberse agotado no solo mantiene la misma vigencia y capacidad sino que enfrenta a los mismos enemigos que lo encarcelaron en el ´45, lo destituyeron en el ´55 y vivando su ausencia intentaron destruir su legado en el ´76.

Esencia
La dignidad de las personas es innegocia-ble, hace a la esencia misma del ser humano y el propio sentido de la construcción social para reivindicarla, afianzarla y valorarla. Básicamente e independientemente de los innumerables mecanismos generados a partir de los gobiernos del Gral. Perón para el logro de estos objetivos, el principal legado fue devolverles a los trabajadores esa dignidad perdida, apremiada y vapuleada por los dueños del poder económico.

Tuvo la capacidad de transferirles a los trabajadores su convencimiento de que la fuerza está en ellos, que la organización, unidad y lucha les pertenecen, como columna vertebral de una sociedad más justa y equitativa. La Justicia Social dejó de ser un deseo para transformarse en la posibilidad fáctica de hacerla efectiva, para lo que el compañero, Juan Domingo trabajó incansablemente fijando claramente su posición ideológica a favor de los trabajadores y los más pobres o excluidos, ejecutando políticas que le dieran dignidad al pueblo trabajador, fue uno de sus legados más trascendente en la memoria colectiva de todo un Pueblo.

La economía dejó de estar al servicio de una oligarquía vernácula y a los intereses de los imperios. El Estado fuerte y activo desarrolló una industria y burguesía nacional, millones de argentinos fueron incluidos en un proceso de trabajo, salarios dignos, consumo, derechos, su organización, la organización de la solidaridad y su participación social y política en los destinos de la Nación. Acceso y consolidación de Derechos, participación activa de la mujer en la vida política y laboral, acceso a la educación, la vivienda, la salud, que los hijos e hijas de los trabajadores puedan asistir a la universidad, que los “cabecitas negras” que tanto amaba Evita, sean parte de esta revolución, que distribuía equitativamente las riquezas generadas, fueron parte de los preceptos y legados principales marcados a fuego, que dejara Perón, en la memoria colectiva de un Pueblo que sigue luchando por la Justicia Social.

Construcción
Sin duda todo este proceso llamado Peronismo, fue posible, porque hubo una construcción colectiva de un pueblo, con sus organizaciones sociales, sindicales, institucionales, estudiantiles y su poder ganado en las calles y en la lucha, y un Líder, que supo comprender y hacer realidad las necesidades de ese pueblo, con el acompañamiento entrañable de la compañera Evita.

Un Líder que trascendió las fronteras de nuestra Nación, la Patria Grande Latinoamericana, comprendiendo los desafíos y la necesidad de su unidad, para ser parte de aquellos que soñaron a sus naciones independientes de los centros mundiales del poder, que el producto de sus riquezas generadas estuvieran al servicio de las grandes mayorías, consolidando su soberanías políticas.

Este Líder merece hoy más que nunca una resignificación histórica, filosófica e ideológica ante un mundo cada vez más concentrado donde, unos pocos cada vez son más ricos y miles de millones cada vez más pobres, donde se diluye el estado de bienestar, el trabajo es cada vez más precario, los sistemas previsionales y sociales son destruidos, donde la exclusión, la xenofobia y el racismo aniquilan los anhelos más nobles de integración y dignificación humana. Debemos revalorar los logros alcanzados, afianzar las construcciones sociales como actores políticos de los trabajadores y seguir dando lucha hasta conseguir que la revolución social iniciada por el Peronismo logre el objetivo final, que es el bienestar del pueblo trabajador y la sociedad en su conjunto.

Los enemigos están al acecho, los mismos de siempre, los que viven del esfuerzo ajeno y la especulación, los que promueven la libertad de mercado mientras les sea funcional a su desmedida acumulación de riquezas, los que promueven la reformas laborales que significan la baja del salario y la desprotección del trabajador, los que endeudan a nuestro país para luego licuar sus propias deudas y blanquear inmorales ganancias.

Son momentos de ponerse firmes, de luchar como siempre, de denunciar los cantos de sirena electorales con que los viejos liberales y oligar-cas, con nuevas estéticas y discursos con falsas promesas, han logrado confundir y engañar parte del pueblo trabajador. Es momento de reafirmar nuestras convicciones en defensa de los derechos de los trabajadores, de sus instituciones, de sus intereses, por el bienestar y futuro de nuestras familias.

Es nuestra responsabilidad sostener, mantener y mejorar la construcción social generada a partir de las acciones y compromiso del Peronismo. Ya no existe margen para la duda, no es una batalla más de los trabajadores, es el umbral de la dignidad del Pueblo Trabajador. Si claudicamos, si nos vence la patria financiera, los liberales y el capitalismo salvaje, habremos sido indolentes a los esfuerzos, sacrificios, encarcelamientos, fusilamientos, torturas, muertes y desapariciones de miles de compañeros y compañeras que sembraron los cimientos del Movimiento Obrero.

Porque creemos en una Patria Justa, Libre y Soberana, seguiremos luchando por mejores salarios, mejores condiciones de trabajo, acceso a viviendas dignas, educación y salud pública gratuita y de calidad, servicios y transporte adecuados y accesibles, mejor distribución de las riquezas, por la inclusión de los más pobres y humildes de la Patria, en definitiva por nuestra Dignidad que fue el mayor legado que el compañero Juan Domingo Perón le dio al Pueblo Trabajador.


CONTACTENOS | QUIENES SOMOS | VERSION IMPRESA
Copyright © 2006 Noticias Gremiales S.R.L | Todos los derechos reservados