Copyright © 2006
Noticias Gremiales S.R.L
Todos los derechos reservados

 

Noticias de actualidad
Para enviar noticias a esta sección ngremiales@gmail.com
 
 


A 66 años de su paso a la inmortalidad

Evita, la abanderada eterna de la Justicia Social
Escribe Adriana Monje, Secretaria de Prensa de la UDOCBA. Especial para Noticias Gremiales

María Eva Duarte. Eva Duarte. Eva Duarte de Perón. Eva Perón. Evita. La Abanderada de los Humildes. Todas las identidades le cupieron. Y la hicieron única, argentina, latinoamericana, universal.

Es que la figura de Evita, trascendió fronteras y barreras humanas, ideológicas y geográficas.

Amada y venerada por millones, aunque también despreciada y difamada desde el odio por quienes no soportaron y aún no aceptan su lucha y sus logros por los postergados, la santa de los desposeídos nació en una cuna que, justamente, la impulsó a definir su elección prácticamente desde ese mismo momento.

En su breve pero intensa vida, que se tronchó a los 33 años, Evita no fue una primera dama decorativa, sino quien le dio contenido y esencia fundamental al Movimiento creado por Perón.

Y en esa tarea impar en la que puso cuerpo, alma y mente de manera incansable e inclaudica-ble, hasta minar su salud, que se fue a borbotones, Eva fue una adelantada en materia de derechos de las mujeres y de los trabajadores. Fue el brazo ideológico e impulsor de esos derechos que Perón ejecutó sin cortapisas, con fe ciega por su fiel compañera.

Así, merced a la voluntad de Evita, durante el primer gobierno de Perón se estableció ni más ni menos que el voto femenino.

Aún hoy se escucha a muchas argentinas y argentinos recordar que tuvieron su primera bicicleta, su primera pelota de fútbol, su primera máquina de coser, gracias a la Fundación que llevaba su nombre y llegaba a todos los rincones del país.

Y Evita fue también un eslabón fundamental en la relación con los trabajadores y los sindicatos, entronizados por Perón como la “columna vertebral” del Movimiento Nacional Justicialista, que también tuvo el Partido Peronista Femenino. Así, quedaron conformadas las tradicionales tres ramas: política, sindical y femenina.

Pero hubo un hecho realmente trascendental en la vida del gremia-lismo peronista protagonizado exclusivamente por Evita: la Fundación Eva Perón donó a la CGT el edificio de Azopardo 802, donde desde entonces funciona la central de los trabajadores. Allí, tras su muerte, reposó Evita, hasta que se produjeron los hechos motivados por el odio antiperonista y el periplo de su cadáver.

Los sindicatos, agradecidos a aquella mujer nacida apenas tres décadas antes en un pequeño pueblo de la llanura pampeana, impulsaron su candidatura a vicepresidenta en 1951, para acompañar en la fórmula al General Perón.

Evita, quien como en cada tramo de su vida había decidido renunciar a los honores pero no a la lucha, fue coherente, a sabiendas, además, de que se acercaba el fin de sus días y no debía ser un obstáculo para el avance del proyecto revolucionario del peronismo.

Y así, en medio del dolor de una multitud que en la calle pedía por ella, apoyada en el hombro de Perón, una de las mujeres que hicieron patria en la Argentina decidió seguir honrando su historia de renuncia-mientos.

Casi un año después, la maldita enfermedad que los mariscales del odio utilizaron para destilar su antiperonismo y su desprecio por el pueblo trabajador -“viva el cáncer”, fue su lema, se llevó el cuerpo de Evita.

Pero jamás pudo ni podrá llevarse el espíritu, la esencia y el legado de la Abanderada de los Humildes, quien sigue aquí, eterna en el alma de su pueblo.


CONTACTENOS | QUIENES SOMOS | VERSION IMPRESA
Copyright © 2006 Noticias Gremiales S.R.L | Todos los derechos reservados