Copyright © 2006
Noticias Gremiales S.R.L
Todos los derechos reservados

 

Noticias de actualidad
Para enviar noticias a esta sección ngremiales@gmail.com
 
 


A 66 años de su paso a la inmortalidad
Evita, el fuego que enciende nuestra pasión solidaria
Escribe Liliana Mabel Altfater, Secretaria de Acción Social del SATIF. Especial para Noticias Gremiales

Llegado de la compañera Evita, de su incansable y transformadora lucha por los derechos de los más humildes, hoy se encuentra más vigente que nunca. Ha sido durante todos estos años fuente inspiradora de las conquistas del pueblo peronista, el movimiento obrero en general y de las mujeres trabajadores en particular.

Impulsora de los derechos de la mujer y su inclusión en la vida política. En tal sentido, participó activamente durante 1946 en la campaña electoral de la primera presidencia del General Juan Domingo Perón. Un año más tarde, promovió la sanción de la ley que consagró el voto femenino en la Argentina.

Asimismo, impulsó la igualdad jurídica de los cónyuges y la patria potestad compartida, logrando su reconocimiento en la Constitución de 1949. En ese año también fundó el Partido Peronista Femenino que resultó un espacio fundamental para la participación política de las mujeres, y el cual presidió hasta su fallecimiento.

Por otra parte, a través de la Fundación Eva Perón, construyó hospitales, asilos y escuelas; impulsó el turismo social creando colonias de vacaciones, difundió el deporte entre los niños, otorgó becas para estudiantes, ayudas para la vivienda y promocionó a la mujer en diversas facetas.

Por todo ello, y tantas cosas más, las mujeres trabajadoras la tenemos siempre presente siguiendo el ejemplo de su lucha; defendiendo las conquistas logradas y en la búsqueda permanente de la igualdad y la justicia social.

En un nuevo aniversario de su muerte, quisiera honrarla junto a mis compañeras, recordando y compartiendo las palabras que pronunciara el 23 de septiembre de 1947 al promulgarse la ley de voto femenino: “…Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad. Ha llegado la hora de la mujer que piensa, juzga, rechaza o acepta, y ha muerto la hora de la mujer que asiste, atada e impotente, a la caprichosa elaboración política de los destinos de su país, que es, en definitiva, el destino de su hogar. Ha llegado la hora de la mujer argentina, íntegramente mujer en el goce paralelo de deberes y derechos comunes a todo ser humano que trabaja, y ha muerto la hora de la mujer compañera ocasional y colaboradora ínfima. Ha llegado, en síntesis, la hora de la mujer argentina redimida del tutelaje social, y ha muerto la hora de la mujer relegada a la más precaria tangencia con el verdadero mundo dinámico de la vida moderna”.


CONTACTENOS | QUIENES SOMOS | VERSION IMPRESA
Copyright © 2006 Noticias Gremiales S.R.L | Todos los derechos reservados